Comunicado ante los hechos derivados por el caso de Gabriel Cruz

  • Queremos manifestar nuestra consternación y dolor por el trágico anuncio de la muerte de Gabriel Cruz tras varios días de desaparición, un final que desde la organización confiábamos que no se produjera.
  • Mostramos nuestro máximo apoyo y toda la solidaridad desde SOS Racismo Madrid con la familia de Gabriel Cruz en estos momentos de dolor y duelo
  • Pedimos que se haga justicia y que todos los mecanismos judiciales actúen con celeridad y profesionalidad para que el caso se resuelva lo antes posible.

En relación a Ana Julia Quezada, detenida por su presunta relación con la muerte de Gabriel Cruz, apuntamos lo siguiente:

  • Recordamos lo dispuesto en el artículo 10 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y que considera que “toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal”. Además, hacemos énfasis en las condiciones de plena igualdad que se citan en artículo 2, que asegura que toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en la Declaración “sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”.
  • Asimismo también nos ceñimos a lo manifestado en el artículo 14 de la Constitución Española, en el que se señala que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.
  • Consideramos que lo expuesto en los dos puntos anteriores contradice las iniciativas populares contra la detenida por el caso Gabriel, especialmente las que piden un trato diferente por el origen migrante de Ana Julia Quezada.
  • Manifestamos nuestra confianza en que los mecanismos judiciales seguirán los cauces legales necesarios para impartir justicia, sean quienes sean los culpables.
  • Creemos que, de lo contrario, se pasaría por encima de lo dictado en la propia Constitución Española sobre la no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social para aplicar una justicia diferente sustentada en este caso en la condición migrante o racial.
  • Pedimos que se deje de señalar al color de piel de esta persona, especialmente en las redes sociales, como la causa para explicar el crimen. La investigación judicial determinará tanto la culpabilidad como la motivación y la condena de la detenida. Sin embargo, basarse en el color de piel o el origen para emitir juicios de valor sin esperar a la resolución judicial supone un acto de racismo.
  • Exigimos a los medios de comunicación que se ciñan a lo expresado por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) para tratar estos casos, como explican en su código deontológico y que citamos íntegramente:

El periodista extremará su celo profesional en el respeto a los derechos de los más débiles y los discriminados. Por ello, debe mantener una especial sensibilidad en los casos de informaciones u opiniones de contenido eventualmente discriminatorio o susceptibles de incitar a la violencia o a prácticas humanas degradantes:

a) Debe, por ello, abstenerse de aludir, de modo despectivo o con prejuicios a la raza, color, religión, origen social o sexo de una persona o cualquier enfermedad o discapacidad física o mental que padezca.

b) Debe también abstenerse de publicar tales datos, salvo que guarden relación directa con la información publicada.