Hoy se cumplen 6 años de la muerte de Samba Martine

Tal día como hoy, 19 de diciembre, hace seis años, moría Samba Martine tras su paso por el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche.

Martine llegó a Melilla en agosto de 2011. A su llegada, entró en el CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes). Permaneció allí tres meses, hasta el 12 de noviembre, cuando, por sobreocupación del CETI, la trasladaron al CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) de Aluche, en Madrid, con la intención de expulsarla del país. Portadora del VIH, como se supo posteriormente, Samba se encontraba mal desde el mismo momento en que ingresó en el CIE, y, a pesar de las reiteradas solicitudes de asistencia médica que realizó, no fue diagnosticada su enfermedad ni recibió una adecuada atención médica. Ante la gravedad de su estado, es trasladada al Hospital 12 de Octubre el mismo 19 de diciembre, donde fallece ese mismo día.

Hoy, seis años después, seguimos luchando en favor de la libertad de movimiento y del derecho a migrar. Seguimos reclamando el cierre de los Centro de Internamiento de Extranjeros, instituciones opacas donde no se dan, ni se darán nunca, condiciones dignas para las personas que allí se interna contra su voluntad. Los CIEs no son centros de acogida y ayuda humanitaria, como pretenden hacernos creer las autoridades y algunos medios, sino centros de privación de libertad en los que se niega a las personas en situación administrativa irregular no sólo libertad ambulatoria, sino otros muchos derechos. Las personas internas se ven privadas de su dignidad y, como demuestra el caso de Samba Martine, se pone en peligro su salud y su integridad física.

A día de hoy, las autoridades del CIE y el Ministerio del Interior siguen haciendo caso omiso a las reclamaciones que se producen dentro del CIE. Sus prioridades son otras. Mientras que las personas, internas en contra de su voluntad, reclaman al menos una comunicación fluida con abogados, familiares y organizaciones de defensa de los derechos migrantes, un trato respetuoso y digno y, en suma, no ser tratados como números, las autoridades siguen escatimando en cuestiones clave como la asistencia sanitaria dentro del CIE o la provisión de ropa de abrigo para las personas recién llegadas, entre otras cosas. Les parece más importante la programación de eventos “para amenizar la estancia de los ciudadanos extranjeros internados”; tan normal les parece la situación que hasta consideran procedente invitarnos, a las organizaciones de defensa de los derechos migrantes, a esas mismas organizaciones a quienes hace menos de dos semanas se pretendía limitar su acceso a las personas internas.

Tal día como hoy, no podemos dejar de lamentar la muerte de Samba Martine, el sufrimiento de tantas y tantas personas que han pasado por el CIE y que mediante nuestras visitas sólo podemos llegar a vislumbrar, y la insensibilidad que, una vez más, demuestran las autoridades del CIE de Aluche, y su incomprensión respecto a lo que es y significa el CIE para las personas internas y para el conjunto de la sociedad, como ejemplo hiriente de una política migratoria injusta y cruel.

¡CIEs NO! ¡CERREMOS LOS CIES!