Al menos un interno escapa del CIE de Aluche para evitar su inminente deportación

NOTA DE PRENSA

3 de noviembre de 2016, 21:30 horas

AUTORIZADA SU PUBLICACIÓN

 

  • Veinte personas internas que protestaron en la azotea del centro y sufrieron agresiones como represalia serán deportadas mañana en un ferry con destino a Argelia.
  • Según la información obtenida por activistas de SOS Racismo, al menos un interno ha escapado del centro esta noche para tratar de evitar su deportación

 

Según los testimonios a los que ha tenido acceso SOS Racismo, a última hora de este jueves al menos un interno ha huido del Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche, donde se hallaba retenido a la espera de ser deportado. Han conseguido escapar tras recibir, junto con otra veintena de compañeros, la notificación de su inminente deportación. Esta tendrá lugar mañana a las 19:00, en un ferry que saldrá de Alicante con destino a Orán (Argelia) de la empresa Romeu & Cía.

Esta información ha sido recabada por activistas de SOS Racismo que mantienen contacto directo con las personas internas. Las veinte que serán deportadas mañana participaron o fueron testigos de la protesta del pasado 19 de octubre, cuando ocuparon la terraza del centro durante toda la noche para demandar su puesta en libertad. Entre estas mismas personas que mañana serán expulsadas están las que presuntamente sufrieron agresiones como represalia de las autoridades del centro.

Varias asociaciones denunciaron en los juzgados estas agresiones (físicas y verbales) el pasado 21 de octubre y la denuncia está todavía siendo investigada, un hecho de sobra conocido por las autoridades del CIE y por el Ministerio del Interior. Es muy probable que deportar a estas personas imposibilite la correcta investigación de los hechos y facilite el archivo del caso.

Según los autos de los juzgados de control de los CIEs, las personas internas deben recibir la notificación de su deportación al menos 12 horas antes de que salga el avión o el barco, sin contar con las horas de sueño. En esta ocasión las autoridades del CIE de Aluche han seguido su política habitual de ceñirse al reglamento, pero informando a las personas internas lo más tarde posible dentro de lo permitido. Así limitan al máximo la posibilidad de recibir asesoramiento legal o de informar a familiares y amigos, y provocan el desasosiego y la desesperación de los afectados.