SOS Racismo Madrid participa en acto contra la Ley Mordaza organizado por No Somos Delito

SOS RACISMO MADRID PARTICIPA EN ACTO CONTRA LA LEY MORDAZA ORGANIZADO POR NO SOMOS DELITO

El martes 3 de febrero de 2015 la plataforma ciudadana No Somos Delito organizó un acto en el que diversos partidos políticos se comprometieron a derogar o reformar de forma íntegra la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, más conocida como “Ley Mordaza”. Las formaciones firmantes fueron Izquierda Unida, Amaiur, Esquerra Republicana, Equo-Compromís, Podemos, BNG y PNV.

En el acto, llevado a cabo en el Ateneo de Madrid, también participaron diversos representantes de organizaciones y colectivos sociales como Greenpeace, Avaaz, Democracia Real YA, la PAH, Comisión Legal SOS, Asociación Libre de Abogados y Abogadas, Amnistía Internacional, Pueblos Unidos y SOS Racismo Madrid, entre otras.

Tras la firma por parte de los partidos políticos se realizó a una asamblea ciudadana, en la que los portavoces de los distintos colectivos sociales reflexionaron sobre las implicaciones de la “Ley Mordaza” y en la que compartieron programas de acción previstos para 2015.

 


 

A continuación dejamos la intervención de la presidenta de Sos Racismo Madrid en el evento, un análisis jurídico de cómo las Leyes Mordaza afectan con especial gravedad a la población extranjera.

“De un tiempo a esta paB9AgZhNIAAIg26srte han sido muchas las reformas iniciadas por el Gobierno (Lecrim, C.P, LSC, Tasas, LSP, etc.). El presente proyecto de ley de Seguridad Ciudadana no puede ser analizado sin detenernos en su razón de ser, su matriz: la reforma del Código Penal.

Reforma penal: Doble condena

Tres son los puntos a los que haré referencia del Código Penal proyectado, que conciernen a los ciudadanos extranjeros.

Primero. Arts. 270.2 y 274.3: Venta o comercialización ambulante (Top Manta). Tras la ardua batalla librada para que dicha infracción se entendiera como falta, nuevamente se impone la pena privativa de libertad en dichos supuestos castigada con prisión de 6 meses a 2 años.

Consecuencia: Antecedentes penales. Y, a pesar de la inclusión de la pena atenuada de multa de 1 a 6 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 60 días, según el art. 53 C.P, si el condenado a multa no puede pagar ésta, la pena de multa se puede transformar en pena privativa de libertad (1 día de privación a razón de dos cuotas de multa impagadas) Prelación de pagos: 1) sociedad gestora, SGAE, 2) costas procesales y 3) en último término, la multa.

Más consecuencias: En los casos de extranjeros a los que se les impongan penas de prisión de más de 1 año, cabe la sustitución por expulsión (art. 89.1 CP). Asimismo, si tuvieran un procedimiento de expulsión iniciado, y resultasen procesados o imputados penalmente, también se acordaría su expulsión (art. 57.7 LOEX).

Segundo. Art. 311bis y 318bis. Criminaliza dar trabajo a un extranjero irregular y criminaliza la hospitalidad.

Art. 311bis. Criminaliza la conducta de quien pretenda dar trabajo a un extranjero en situación irregular. Conducta que, por cierto, ya es sancionada como infracción muy grave en la LOEX (art. 54.1) con multas de 10.000 a 100.000€. Promueve situación de discriminación, pobreza y marginalidad.

Art. 318bis. Bajo la interpretación del precepto, nos damos cuenta de la ambigüedad del mismo. La diabólica redacción del art. 318bis criminaliza la hospitalidad, salvo por razones humanitarias. Pero, ¿qué se entiende por razones humanitarias? Habría que demostrar que la ayuda sólo fue humanitaria y siempre quedará a la libre discrecionalidad del juez. Contradicción moral. No ayuda ni a la regularización ni a la integración de los inmigrantes. Aumentarán las situaciones de desamparo y la falta de hospitalidad.

Tercero. Supresión del Libro III de las faltas y creación de los llamados “delitos leves”

Consecuencia: Todo es delito. Antecedentes penales.

Para los extranjeros, la condena es doble, pues sufrirán las consecuencias propias de una sanción penal (estigmatización) y ello repercutirá en su situación administrativa.

  • Impedirá el acceso a la residencia legal
  • Obstaculizará la renovación de la autorización en vigor, dificultando su concesión por arraigo social y laboral.
  • Impedirá la adquisición de la nacionalidad por residencia
  • Puede suponer causa de expulsión

Ley Mordaza

Por su parte, el proyecto de ley de seguridad ciudadana, respecto a la población migrante, a pesar de haber eliminado el art. 38 f) y g), que suponía la pérdida de las autorizaciones en vigor por la comisión de infracciones graves o muy graves y la disposición final primera que contemplaba la posibilidad de imponer conjuntamente la sanción de multa y expulsión para los extranjeros que cometieran infracciones graves o muy graves, contiene otros aspectos.

En primer lugar, nos gustaría manifestar nuestro rechazo absoluto a la enmienda presentada por el grupo popular (Partido Popular), en cuanto al rechazo en frontera, las llamadas “devoluciones en caliente” (devoluciones sumariales). Esta enmienda:

  • Contradice la Ley de extranjería en lo relativo al procedimiento de devolución de extranjeros, pues no se garantizaría el traslado a la comisaría para su identificación, la asistencia letrada y, en su caso de intérprete, ni la posibilidad de interponer recurso.
  • La interceptación de personas que hayan entrado clandestinamente en España por puesto no habilitado no justifica la aplicación de dichas prácticas.
  • Vulnera la normativa española, la de la Unión Europea y los convenios internacionales ratificados por España, pues contraviene el amparo concedido por la protección internacional (término que engloba tanto el derecho de asilo como la protección subsidiaria) que consisten en el principio de no devolución y la prohibición de expulsiones masivas.
  • Su decisión, ejecución y colaboración activa y pasiva por la autoridad competente incurrirán en responsabilidad penal y disciplinaria.

En segundo lugar, el art. 13 en cuanto a la acreditación de identidad de extranjeros, a diferencia de los españoles que, en ningún momento pueden ser privados, ni siquiera temporalmente, de su documento de identidad, dicha posibilidad sí cabe respecto a los extranjeros a fin de comprobar las medidas de seguridad por el tiempo imprescindible para dicha comprobación (sin limitación expresa alguna).

Asimismo, en el art. 16 párrafo tercero, tras haberse denunciado en innumerables ocasiones, tanto por colectivos como por organismos nacionales e internacionales, se contempla la prohibición expresa de las llamadas “redadas racistas”, algo totalmente ilegal e ilegítimo. Prácticas que aún ocurren en nuestras calles indiscriminadamente y que esperamos no queden en papel mojado. Paradójicamente, en el mismo precepto, se establece que las identificaciones se basaran en los principios de igualdad de trato y no discriminación. Esto último llama la atención pues está claro que, en relación a los extranjeros, dichos principios quedan vulnerados.

Y, en último lugar, la creación de un Registro de Infractores, según dispone, a efectos de apreciar y valorar la reincidencia. Concepto indeterminado, abierto y arbitrario que vulneraría el principio de seguridad jurídica.

A grandes rasgos, estos son los aspectos más controvertidos referentes a la población inmigrante. Políticas y prácticas institucionales que promueven un modelo discriminatorio, injusto e ineficaz, que limitan su integración y el acceso a la ciudadanía y además mina la cohesión social de los ciudadanos extranjeros.

Sin olvidarnos tampoco, de nuestra lucha por el cierre de los centros de internamiento (auténticas cárceles racistas a las que llegan los inmigrantes por el mero hecho de haber cometido una infracción administrativa) y, que desde aquí, apelamos a los partidos políticos para que se comprometan también en ella.

Para finalizar, recalcamos que, en un plano general, estas reformas representan un retroceso democrático y una restricción de derechos, garantías y libertades constitucionales, que conllevan fijar las bases de un Estado policial.

La libertad, la justicia, la igualdad y la autonomía crean la democracia. La democracia no se hereda, se gana día a día, batallando en favor de los derechos conquistados y en pro de los venideros.

No al Código Penal, No a la Ley Mordaza, Cies No.